¿A dónde quieres llegar?

Por: Ing. Marco A. Esponda.- Presidente del Consejo Coordinador Empresarial y miembro del Consejo Consultivo de Desarrollo Económico de Playas de Rosarito.

 

Es sorprendente que el hombre, el instigador, inventor y vehículo de todos estos acontecimientos, el autor de todas las sentencias y decisiones y la planificación del futuro, sea tan negligente”.

Carl Jung (+ 1961. Psiquiatra Suizo)

 

Alicia se encontraba en un  mundo lleno de increíbles aventuras, personajes fantásticos y un ambiente mágico como el que solo en nuestros sueños podemos imaginar.

Su recorrido le había llevado a través de aventuras que solo ella podía creer. Sin embargo, su experiencia se vio interrumpida cuando la misma aventura le exigió tomar una decisión:

¡! Alicia nunca se había preocupado por decidir; simplemente había dejado que el tiempo, el momento o la situación decidieran por ella.

Había llegado el momento de elegir entre dos opciones.

Ella tenía que decidir entre dos caminos que le conducirían a experiencias muy distintas, ambas interesantes y llenas de aventuras.

Confundida recurre a la ayuda de un personaje algo ambigüo y misterioso que la observaba:

–  “Perdone señor, ¿cual camino debo tomar?” le pregunta Alicia.

El personaje con el objetivo de hacerla reflexionar le responde:

– “¿A dónde deseas ir?”

A lo cual Alicia pronta respondió:

– “A donde sea, no sé exactamente”.

El personaje entonces concluyó:

– “Bueno, entonces no importa que camino escojas; si no sabes a dónde deseas ir, cualquier camino es bueno”.

Alicia no tenía una visión del futuro; no se había detenido a pensar qué era lo que deseaba lograr en esa aventura que había iniciado.

Y al igual que ella, nosotros ¡hoy! aquí en Rosarito, también nos encontramos muchas veces ante esta disyuntiva. Nos encontramos ante la realidad de que carecemos de una visión de nuestro futuro, de lo que queremos ser o alcanzar; de nuestras metas y sueños a lograr; nos hallamos confundidos, decepcionados del mundo que nos ha tocado vivir. Enojados con Dios, con nuestros padres, con los políticos, con la sociedad en general, porque a ellos son a los que les atribuimos nuestra desdicha, como si ellos fueran quienes deciden por nosotros nuestro futuro.

Equivocadamente al igual que Alicia, creemos que nosotros no tenemos que decidir, sino que el mundo, las circunstancias son quienes deciden y dictan por nosotros el camino y el futuro que nos espera.

Y en cierta manera así es para muchas personas.

Sin embargo sólo aquellos que rompen con el paradigma, que deciden ser diferentes, que deciden tomar en sus manos su futuro y sus responsabilidades, logran tomar control de su vida y convertir en realidad sus sueños y metas. Logran en otras palabras, ver con claridad el futuro y deciden tomar acción por alcanzarlo para disfrutar plenamente su vida.

Participa en ésta columna, envíanos tu reflexión personal o tus comentarios por correo electrónico a: valoresrosarito@gmail.com. También visita; los blogs: www.valoresrosarito.wordpress.com y www.myspace.com/valoresrosarito; y la página www.afntijuana.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: