Aspiremos a los valores este 2010.

Por: Psic. Carlos E. Navarro Guzmán.– Psicólogo Organizacional y Psicoterapeuta Gestalt. Actualmente es el Coordinador del Programa Valor-es Rosarito del Consejo Consultivo de Desarrollo Económico de Playas de Rosarito A.C.

Dios no te hubiera dado la capacidad de soñar sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad”.

Hector Tassinari

Que regalos recibimos? Que regalos dimos?. Mas allá de los regalos materiales, la Navidad es una celebración de los valores en nuestras familias.

Conviene recordar que la Navidad es una celebración espiritual que proviene del cristianismo, no es una celebración como tantas, ni una fiesta para ocultar lo espiritual.  La Organización Mundial de la Salud define la salud como el equilibro físico, emocional, mental, social y espiritual del ser humano y este resulta en la sensación de bienestar y de felicidad. El equilibrio en lo espiritual se da aspirando a los valores.

Nuestras ricas tradiciones mexicanas han sido un excelente vehículo para vivir nuestros valores y enriquecernos espiritualmente: La convivencia en familia y con nuestros amigos  donde cantamos los villancicos, tomamos el ponchecito bien calientito, comimos, rompimos piñatas y compartimos presentes o buenos deseos. Los mexicanos, en general, creemos que la navidad es una oportunidad de compartir, aunque sea un poco, de lo que tenemos.

La piñata; con sus deliciosa frutas, dulces y su repetido dale, dale, dale; es un simbolismo de los valores y lo espiritual de estas fechas. También considero que de este bello simbolismo se puede obtener un excelente programa para vivir los valores este 2010 que comienza.

La piñata se inventó en China y fue llevada por Marco Polo a Italia y posteriormente pasó a España. Los evangelizadores franciscanos la trajeron a México y le dieron todo su simbolismo espiritual que se conserva hasta hoy en nuestro país.

La piñata es el mal y sus picos son los 7 pecados capitales. Pasa un niño o niña con los ojos vendados y su palo es la fe, ciega e inquebrantable, listo para vencer el mal que es romper la piñata. El contenido de la piñata son todas las bienaventuranzas que se ganan al vencer el mal. Se dice que el niño o niña debe intentar siete golpes a la piñata que representan las siete virtudes capitales (siete fuerzas) para vencer a los siete pecados:

Uno por la humildad, la cual significa aceptarse y amarse uno mismo tal como se es. Esta vence a la soberbia.

Dos por la generosidad, misma que  significa dar con gusto de lo propio a quien lo necesita. Vence a la avaricia.

Tres por la pureza o el dominio de si mismo. Vence a la lujuria o a todo deseo desenfrenado.

Cuatro por la paciencia que es llevar con paz y serenidad las adversidades. Vence a la ira

Cinco por la templanza o la moderación en el comer y el beber. Vence a la gula.

Seis por el amor que como acción es no solo desear el bien a los demás, sino hacerlo de manera contante y concreta. Si veo que mi vecino tiene hambre no solo basta desear que coma, sino hacer algo para que el vecino coma no una vez y ya, sino que organizar la ayuda necesaria para que tenga acceso al alimento de manera permanente. El amor, vence a la envidia.

Siete por la diligencia o la prontitud, eficiencia y eficacia para la realización de nuestro trabajo y deberes. La diligencia implica el auto-educarnos, capacitarnos, instruirnos y poner atención a los detalles en todos nuestros deberes. Vence a la pereza.

De todas estas virtudes o fuerzas podemos hacer un programa practico para vivir los valores:

De la humildad podemos extraer agradecimiento y reconocimiento. Que los padres reconozcan y agradezcan verbalmente a los hijos sus buenos desempeños, no solo escolares, sino también en el cumplimiento de deberes de casa y otros logros. Los hijos también pueden reconocer y agradecer a los padres.

Del amor y la generosidad podemos vivir la solidaridad. Que los niños regalen juguetes, ropa o medicinas a los niños desfavorecidos o que visiten a personas de escasos recursos.

De la templanza podemos experimentar la moderación. Practicar el consumo responsable, cuidando el medio ambiente. También la abstinencia o el consumo responsable de alcohol.

De la diligencia, vivir aprovechando al máximo nuestro tiempo libre. Que aspiremos a lo mejor este 2010 que comienza.

Participa en ésta columna, envíanos tu reflexión personal o tus comentarios por correo electrónico a: valoresrosarito@gmail.com. También visita; los blogs: www.valoresrosarito.wordpress.com; www.valoresrosarito.blogspot.com y www.myspace.com/valoresrosarito; y la página www.afntijuana.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: