Una persona sincera es amiga de la verdad.

Por: Lic. Blanca Noriega Sánchez.- Psicóloga Clínica y Presidente del Instituto de Investigaciones Psicosociales Nocenyeliz A.C., organismo dedicado a la prevención de las adicciones en nuestra comunidad.

El hombre no es más que la mitad de sí mismo, la otra mitad es su expresión”

Ralph Waldo Emerson (1803 – 1882) Escritor, filósofo y poeta estadounidense.

Sinceridad significa expresar lo que siento y quiero sin mentir, ni dañar a los demás. Decir exactamente lo que se, lo que vi, lo que me consta. Lo contrario es la hipocresía.

La sinceridad requiere decir siempre la verdad y aunque parece fácil, a veces cuesta mucho trabajo, pues hay situaciones donde creemos que no tiene tanta importancia echar “mentiras piadosas”, como cuando un estudiante dice a sus padres, compañeros o maestros que ya va avanzado en su tarea o trabajo en equipo, cuando en realidad ni siquiera ha comenzado, pensando que esa tarea la va a hacer de volada. Esto se va haciendo un hábito que puede llevar a mentiras más grandes.

No ser sinceros hace que manipulemos a los demás y les hagamos daño. Aquí vale contarles la historia de la mariposa y el sapo.

“Había una vez una bella mariposa que tenía alas de colores brillantes y antenas hermosas sobre su cabeza.

Un sapo, que gustaba de comer mariposas, llevaba tiempo esperando atraparla para comérsela. El sapo tuvo una idea: -Dijo, la mariposa es muy vanidosa, le pondré una trampa. –Hola, bella mariposa, dijo el sapo. ¿Me permite tocarle sus hermosas alas? ¿Quisiera acercarse por favor? La mariposa se acercó al sapo y si no es porque un niño arrojó una piedra al estanque y el sapo se asustó y desapareció de un salto entre las hierbas, se la hubiera comido. ¡Huff, qué susto!”

La sinceridad requiere: tener buenas intenciones con los demás, querer lo bueno, lo bello, lo verdadero para los otros, tal como se quiere para sí mismo. La sinceridad exige responsabilidad en lo que decimos y evitar asumir y suponer cosas que en realidad no son.

Ser como somos en realidad y ser congruentes entre lo que decimos, hacemos y pensamos se logra con el conocimiento y aceptación de nuestras cualidades y limitaciones.

Una persona sincera es amiga de la verdad y no teme el qué dirán. Piensa en la vergüenza de verte sorprendido en la mentira.

La sinceridad es guardiana de la amistad y nos hace personas dignas de confianza en todo lugar y circunstancia de nuestra vida.

Reflexiona: ¿Has sido sincero contigo mismo y con los demás?

Participa en ésta columna, envíanos tu reflexión personal o tus comentarios por correo electrónico a: valoresrosarito@gmail.com. También visita; los blogs: www.valoresrosarito.wordpress.com; www.valoresrosarito.blogspot.com y www.myspace.com/valoresrosarito; y la página www.afntijuana.info. En Primer Corte , Canal 69 los lunes a las 7:00 p.m.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: