El orden es primero una tarea interior

El orden es primero una tarea interior
Por: Valor es Rosarito

“Con orden y tiempo se encuentra el secreto de hacerlo todo, y de hacerlo bien”
Pitágoras de Samos (582-507 A.C.) Filósofo y matemático griego.

El orden es un valor muy importante que como virtud se refiere a la acción de organizar, estructurar y coordinar, tanto el tiempo como el espacio, para facilitar nuestras actuaciones y lograr vivir en un ambiente bello y armónico.
Una persona ordenada es aquella que tiene un lugar para cada cosa y regresa las cosas a sus lugares después de que las usa; que mantiene limpio el lugar que ocupa ya sea en casa, en la escuela o en el trabajo; que planifica sus actividades de modo que funcionen y se compromete a seguir por el camino trazado hasta lograr sus objetivos. Un estudiante ordenado es aquel que se fija horarios para asistir a la escuela, para repasar y estudiar en casa, para visitar museos, bibliotecas, para hacer deporte y para divertirse sanamente. A fin de cuentas, el orden que reflejamos hacia afuera es resultado del orden y la armonía que hay en nuestro pensar y sentir.
No a todos se nos facilita darnos tiempo para primero poner orden adentro de nosotros mismos. Muchas veces dejamos volar la mente y la imaginación saltando de un tema a otro, de una preocupación a otra, de un pendiente a otro y al hacer esto evitamos concentraremos en las cosas importantes que debemos hacer y perdemos un tiempo valioso. Encubiertos en este mal hábito del pensamiento pueden estar problemas orgánicos, llevar una vida disipada, la falta de entrenamiento, la pereza o el desinterés, no nos extrañe que nos cueste “mucho trabajo” recoger las cosas o terminar a tiempo cualquier actividad.
Los problemas orgánicos como alguna enfermedad, convalecencia, falta de vitaminas B, B1, B6, acido glutánico y la dieta inadecuada pueden causar problemas para concentrarse. El remedio a esto es fortalecer la salud y alimentarse con una dieta bien equilibrada y, si es necesario, tomar las vitaminas requeridas.
Nuestra vida moderna, de suyo materialista y consumista, nos hace vivir de prisa. Los medios de comunicación y el internet, siembran en nosotros demasiados focos de interés: los espectáculos, los deportes, la vida social, la política, etc. Todos estos intereses luchan entre si para ocupar nuestra atención, dificultando nuestra capacidad para concentrarnos en lo mas importante. Difícilmente hallamos el espacio para poner en orden nuestras prioridades. El remedio es entonces buscar nuestro espacio de soledad, en medio de nuestra vida agitada. En las religiones se le llama espacio sagrado y es un lugar físico donde uno va solo a estar consigo mismo para concentrarse, conservando su personalidad, asegurando la libertad de su espíritu y el equilibrio de su sistema nervioso en medio del bullicio de la vida moderna. Puede ser un café, un parque, un rinconcito especial dentro de casa, un templo, un monumento, etc. Encontremos uno y recojamos nuestro interior, pronto veremos un avance en nuestro poder de concentración.
No estamos acostumbrados a pensar de manera crítica, cuestionamos poco sobre lo que vivimos, lo que sentimos, lo que hacemos, lo que leemos, las opiniones de los demás, etc. A veces “nos tragamos” lo que dice la tele, el internet o los demás, sin “digerirlo” por nosotros mismos. El remedio es tomarnos el tiempo para preguntar y clarificar, verificar, priorizar, ser lógicos y justos en nuestra manera de pensar.
La pereza y el desinterés tienen formas increíbles de infiltrarse en nuestra mente y distraer nuestra atención. De las más comunes es la desmotivación para hacer las cosas. La educación permisiva en la familia, que no establece ningún tipo de límites ha estado siendo la causante de que los hijos se acostumbren a no cumplir con sus deberes y a “dejar para mañana lo que pueden hacer hoy”, desmotivándose al no encontrar retos en su día a día. El remedio es entonces establecer los limites y ponerse retos alcanzables en la escuela, en la casa, en el trabajo.
¿Quieres llegar a ser una persona ordenada? Concéntrate y logra primero poner en orden tu interior. Con el orden vendrá la alegría, la convivencia, la buena planificación y logro de sueños y metas personales, además de una gran energía y capacidad para estudiar o trabajar y desempeñar todas nuestras actividades, sin embargo, todo aquello que se omite o se hace fuera de tiempo y oportunidad, provoca desorden e ineficiencia.
Reflexiona:
¿Gozo de buena salud y mi alimentación es equilibrada de acuerdo a mi edad, peso, talla y nivel de actividad?
¿Cuento ya con mi propio “espacio sagrado”?
¿Que es lo que me reta y me motiva a cumplir con mis deberes?
Participa en esta columna: Escribenos a valoresrosarito@gmail.com o deja tus comentarios en: www.valoresrosarito.wordpress.com, www.valoresrosarito.blogspot.com, www.facebook.com/valores.rosarito1. También visítanos en www.afntijuana.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: